Blog

Las primeras Señales Viales. Segunda parte

A partir de la década de 1960, la señalización del Norte de América comienza a adoptar los símbolos y signos internacionales en su sistema. Los pictogramas de las señales marrones de información en espacios públicos fueron encargadas y diseñadas por el AIGA y componen la primera colección estructurada de pictogramas señaléticos.

Los Materiales de las señales preindustriales eran de piedra o de madera, pero con el desarrollo del método Darby de fundición de hierro con coque, se hicieron de hierro fundido pintadas, desde finales del siglo XVIII y todo el XIX. El hierro fundido se siguió utilizando hasta la mitad del siglo XX, pero fue desplazado gradualmente por aluminio u otros materiales y procesos, como esmaltado vítreo o prensados de hierro maleable, más tarde se emplearía el  acero.

Desde 1945, la mayoría de los signos se han hecho en chapa de aluminio con revestimientos de plástico adhesivo. Las primeras señales carecían de tecnología reflectora. Eran por lo común, chapas pintadas de colores vivos (blanco, amarillo, rojo…) procurando su máxima visibilidad, pero de baja eficacia por la noche, motivo por el cual, el sistema americano de señales descartó el color rojo de fondo para sus señales. Este color carece prácticamente de visibilidad por la noche.

En 1954 fue inventado el material resistente a la decoloración, lo que dio origen a la señal de STOP de color blanco y rojo icónico.

Más tarde, a las señales más necesarias se le incorporan perlas de vidrio de aproximadamente 2 cm. de diámetro para producir un efecto reflector en la noche, estas fueron pegadas en las señales en la forma de números (es decir, el límite de velocidad) o los símbolos que ayudan al conductor durante la noche. Pero estas señales no funcionaban del todo bien en la noche. Su naturaleza porosa, atrapaba la suciedad perdiendo visibilidad.

El desarrollo de la lámina retrorreflectante por la empresa 3M en la década de 1940, cambió la cara de las señales de tráfico para siempre. Este material desarrollaba una tecnología de lente encapsulada reflectante similar a las perlas de vidrio, pero en una película de plástico transparente, para aumentar la visibilidad nocturna. Estas primeras láminas encapsuladas se llamaban “Scotchlite“. En el año 1989 un avance significativo hace mayor la visibilidad con la sustitución por reflectores prismáticos microscópicos. Con aproximadamente 7,000 microprismas por pulgada cuadrada, la mejora de láminas produce alrededor de tres veces el brillo de la lente encapsulada. Este material laminado es el utilizado en los signos de hoy y es el tipo más duradero de láminas de alto rendimiento disponible en la actualidad, hoy mejorados en productos como el “High Intensity Prismatic” y “Diamond Grade Cubed“.

Leave a Reply